domingo, 22 de julio de 2012

QUINTA CRÓNICA DESDE PERÚ

Intensísimas jornadas las tres últimas vividas. El jueves 19 de julio comenzamos a las 9:00 horas impartiendo una charla para licenciadas y técnicas (equipo de enfermería) y psicólogos, algunas mamás, todos de la unidad de onco-hematología del Hospital Guillermo Almenara. Era la primera de todas las que teníamos planificadas. El tema fue: “Reacciones psicológicas ante el diagnóstico de cáncer. ¿Cómo interactuar desde aquí?” Pudimos comprobar que también en esto se daba un ritmo distinto a la hora de asistir a dicha actividad formativa. Nos dijeron: “José Antonio empieza a hablar que llega el personal.” Empezamos la charla con tres personas y en cinco minutos llegamos a ser treinta y ocho. Podemos afirmar que cubrió las expectativas de “Rayitos de Luz y Esperanza” y las responsables de la unidad ya que permitió una transmisión de información, a la vez que un intercambio de experiencias, junto con el desahogo emocional que se produjo en los profesionales al poder compartir sus sentimientos ante determinados sucesos vividos con los niños y las familias.


En la misma línea, tuvimos esta misma acción formativa en el H. Edgardo Rebagliati, ayer sábado a las 9:00 horas. Estuvimos casi dos horas y media charlando, acerca del mismo tema y surgieron las mismas necesidades de poder exteriorizar sus necesidades y sus experiencias con los pacientes y familiares. En ambos sitios, sugerimos lo beneficioso de sistematizar espacios de este tipo. Ya que estamos convencidos que el soporte emocional y técnico supone un gran beneficio para todo el equipo sanitario.

Sobre estas charlas, queremos resaltar que nuestra alegría viene de haber podido trabajar con la estructura, intentando generar, de la mano de “Rayitos”, un cambio de en la mentalidad y metodología de la asistencia de los profesionales que todos los días atienden a los niños en sendos hospitales. En los dos momentos, tuvimos oportunidad, entre los cuatro, de explicar los programas que llevamos que a cabo desde Dando C@lor y los otros servicios prestados por otras instituciones u organizaciones en nuestra unidad, para hacer una llamada a la atención integral de las necesidades psicológicas, sociales, educativas y de ocio, del niño y sus familias, entendiendo que con esto se produce una mayor y mejor adaptación al proceso de la enfermedad y el tratamiento y mayor adherencia a este último. Importante dedicar unas palabras de agradecimiento a Daisy, enfermera que dispuso todo para que la charla tuviera lugar en el Almenara y de la misma manera agradecer a la Sra. Yolanda, supervisora de onco-hematología pediátrica, del Rebagliati, su acogida y oferta de la actividad, a todo su equipo de enfermería.

Queremos destacar un detalle del jueves y fue la foto que pudimos hacer a nuestro ascensorista preferido del Perú, nuestro querido y admirado EMILIO. Gracias por tu simpatía y tu alegría.

El jueves al finalizar la charla, nos fuimos a una rueda prensa que se había preparado para explicar y dar a conocer la experiencia que estamos viviendo estos días. Vimos que era una iniciativa muy acertada ya que con ella se pretendió sensibilizar a la población en general, sobre la situación y las necesidades que tienen los niños onco-hematológicos y sus familias, junto con una visión más positiva de esta enfermedad, tratando de poner en ella: Luz, Esperanza, Color y Calor. Para esta ocasión se contó con la ayuda y la presencia de dos afamados actores peruanos Rubén Martorell y José Luis Ruiz, y la modelo y presentadora de TV Caty Caballero. Mostraron una sensibilidad extraordinaria y un fuerte compromiso para con el proyecto. Su estar ahí, nos recordó a todos nuestros amigos y amigas que han colaborado en nuestro programa de “Adopta un famoso por un día” hasta ahora y en la “1ª Gala: Humor para la Esperanza”. A todos aprovechamos para deciros, alto y claro: “¡¡¡¡GRACIAS!!!!” Os tenemos muy presentes.


El jueves por la tarde, disfrutamos de lo lindo con nuestros amigos Raúl, Isabel, Sofía, Liliana y César (nuestro fantástico conductor), dando un paseo con el cual pudimos apreciar y conocer lo enormemente grande que es la ciudad de Lima. Por la noche, nos acercamos al conocido “Parque de las Aguas”, donde saboreamos un espectáculo con el agua, donde pudimos apreciar la riqueza cultural y musical de este país al que cada vez apreciamos más.


El viernes 20 de julio, muy tempranito, marchamos al Colegio Claretiano de la capital peruana, para encontrarnos con el obispo auxiliar de Trujillo (Perú), el paisano extremeño de Don Benito, P. Javier Travieso. Fue un momento delicioso, ya que con él pudimos establecer, en Badajoz, una conversación sobre el hecho de venir a colaborar a Lima hace tres años y el abrazo y el saludo con el que nos recibió fue diciéndonos que finalmente nos veíamos aquí. Estuvieron en el encuentro, como no podía ser de otra manera, nuestra familia peruana-española, la cual, mantiene una relación muy estrecha con el P. Javier. Estuvimos conversando sobre nuestros días aquí, junto con la experiencia que está suponiendo para nosotros y para la asociación de “Rayitos de Luz y Esperanza”. En el diálogo que mantuvimos, salieron muchas inquietudes para pensarlas y trabajar en ellas en un futuro. Al finalizar, tuvimos un momento de oración y de acción de gracias por todo lo vivido y por el mismo encuentro de esa mañana y con la bendición del señor obispo, nos marchamos en dirección al Hospital Almenara.

Una vez allí, mantuvimos una entrevista, concertada previamente, con el Dr. Hernández para que él nos diera su evaluación acerca de la experiencia de intercambio de estos días y estudiar colaboraciones futuras, de la mano de “Rayitos”, en el hospital. Fue grato encontrar en el Dr. palabras de ánimo y de agradecimiento por el trabajo y el servicio prestado a los niños, a sus familias y a los profesionales. A la vez, pudimos vernos con el equipo de psicólogos del hospital y, aunque no estaba programado, hemos coordinado una charla para el próximo martes 24 a las 9:00 horas, especialmente diseñada para ellos, ya que no pudieron asistir el jueves a la que dimos en las plantas. Mientras tenían lugar estos momentos, César, Irene y Mayte se encontraban con los niños en la 5ª realizando un taller de pulseras y una actividad adicional y sorpresa que se encontraron, darles de comer, ya que algunos de ellos, llevaban hasta dos días sin hacerlo por desgana y apatía. Ellos destacan de ese momento que fue muy divertido, muy familiar y además la confianza de las mamás en ellos para realizar esa ayuda con la comida.



Al terminar, partimos hacia la Avda. de Primavera en Surco, donde se encuentra la Iglesia a la que pertenecen nuestras amigas de Rayitos y donde se realizaba la actividad de la tarde, mediante dos charlas, con un “break” en el medio. También en esta ocasión contaron con el apoyo de un artista, cantante peruano, cuyo nombre es “Homero”. Fue una actividad de larga duración, pero amena, participativa e iluminadora. De especial tuvo que pudimos profundizar en cómo los familiares podemos establecer una comunicación de calidad con personas que tengan cáncer y acompañarles en el proceso, así como animar al voluntariado a aquellas personas que puedan realizarlo. Después de esta larga jornada, marchamos a casa y nos dispusimos a descansar enseguida.

Ya el sábado, después de la charla que antes señalábamos, pasamos a jugar con los niños de la unidad de oncología pediátrica. En este ratito pudimos abrir una ventana hacia a ellos y  darnos cuenta, una vez más, que ellos, sus familias y también los voluntarios, son el centro de nuestra Asociación “Dando C@lor”.

Ya por la tarde noche, ¡qué pena! Nos tuvimos que despedir de nuestros amigos Raúl, Isabel y Sofía, porque hoy por la mañana salían en avión a su casa, en Tarapota (Toropato para César). Nos despedimos hasta muy, muy pronto y fue un momento muy emotivo. Ellos aprovecharon para pedirnos que diéramos muchos recuerdos a todos los amigos de Badajoz y así haremos en cuanto lleguemos.

Ya por la noche, para descansar la mente, pudimos hacer algo que nunca inicialmente pensamos, y fue ir al cine. ¡Qué sorpresa al comprobar que al sentarnos en los sillones y comenzar la película, ésta era en versión original y estaba subtitulada y “en peruano”! ¡Dios mío! Mejor dicho: Oh, my God!


Al llegar a casa, nos parecía mentira que pudiéramos acostarnos sabiendo que hoy domingo podríamos disfrutar un ratito más de la cama para descansar.

Seguimos…
Mayte, César, Irene y José Antonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada